Todos hemos jugado con un balón de fútbol americano, pero pocos saben cómo ha evolucionado a lo largo de los años. Ya que desde su primer juego, celebrado en la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey el 6 de noviembre de 1869; ha sido uno de los deportes que más ha evolucionado. 

Con el paso del tiempo, el balón de fútbol americano también fue adaptándose a los cambios, haciéndose más pequeño y puntiagudo para facilitar la manejabilidad, el agarre y su aerodinámica.

Los inicios del balón de fútbol americano

El balón utilizado en el primer juego era redondo, como una pelota de fútbol; estaba hecho con vejigas de cerdo infladas, de ahí que hoy en día se les conozca como pigskin (piel de cerdo), lo que  lo hacía difícil de transportar y de lanzar.

Dato curioso: En el juego de 1869 en la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey; los jugadores debían turnarse cada cierto tiempo para inflar con la boca la vejiga de cerdo que fungía como balón.

Hay un registro en 1874, que indica que se usó una pelota muy similar a la del rugby en un juego entre el McGill University Football-Club y el Harvard University Football Club, ahora Harvard Crimson Football. Este nuevo balón tenía forma más ovalada, pero no era más fácil de lanzar que la redonda, sin embargo, le dió vida al diseño del balón de fútbol americano que todos conocemos hoy en día.

El diseño del balón de fútbol americano

Para 1912, se incluyó el cambio de la pelota a una versión de gran tamaño y más parecido al  fútbol americano actual; dicho cambio fue aceptado por las ligas profesionales y fue el inicio de una nueva era.

Este balón de fútbol americano pesaba entre 435 y 466 gramos; su eje mayor tenía entre 71 cm y 72 cm, mientras que el eje menor tenía entre 57 cm y 58.4 cm. Y aunque no lo creas, estos balones  llegaron a ser color blanco y negro; ya que con los primeros duelos nocturnos, era complicado distinguirlo por la poca iluminación.

La Liga Nacional de Fútbol (NFL)

En 1920 se fundó la Asociación Americana de Fútbol Profesional y trajo consigo un nuevo balón: el Spalding J5-V, con un diseño más pequeño y muy similar al de la actualidad.

Para 1922, la  organización fue rebautizada como la Liga Nacional de Fútbol (NFL), y fue así como a principios de la década de los 30, el J5-V fue conocido como “The Duke”, en honor a Wellington Mara, hijo del dueño de los Gigantes de Nueva York y nombrado como el balón oficial del fútbol americano.

Afortunadamente en 1934, un cambio en el reglamento redujo más el tamaño de ese balón, dando como resultado el balón moderno. Este nuevo ovoide, de diseño más elegante, hizo que fuera mucho más fácil de manejar, especialmente para los quarterbacks.

Desde 1941 hasta la fecha, el balón oficial de la NFL ha sido “The Duke” y la empresa Wilson es la única encargada de la fabricación de estos balones de fútbol americano profesional en todo el mundo, creando casi 2 millones al año. 

Encuentra las mejores clases de fútbol americano

Sin lugar a dudas, el fútbol americano es de esos deportes que tienen mucha historia y referencias que son ejemplo para los jóvenes y niños que lo practican. 

Y a pesar de que es un deporte de impacto y se caracteriza por ser explosivo, de mucha fuerza, velocidad y agresividad; también brinda muchas habilidades como: coordinación grupal e individual, precisión, capacidad de reacción y trabajo en equipo.

¿Te gustaría encontrar una clase de fútbol americano para tus hijos o registrar tu escuela de fútbol americano para que más papás te encuentren? Únete a Cluby, el mejor directorio de actividades para niños en tu ciudad.

0 CommentsClose Comments

Leave a comment

shares